23.2.08

Los límites de mi lenguaje


Wittgenstein

2 comentarios:

Ibán dijo...

Esto de que lo que verbalizas no lo conoces...mmmm...ya me lo tengo yo oído...pero no sé yo si estoy muy de acuerdo...si no...no existiría la poesía: cuando otros verbalizan esa sensación auténtica que nosotros no podemos. Nosesimesplico

Tonicito dijo...

¡Cómo me gusta esta taza! La frase me recuerda a uno de mis temas favoritos cuando de Lingüística se trata, la hipótesis de Sapir-Whorf (http://es.wikipedia.org/wiki/Hip%C3%B3tesis_de_Sapir-Whorf), de la que soy un acérrimo creyente.

Ay, si volviera a ser joven creo que estudiaría Sprachwissenschaft... Algo se torció en mi educación, mira cómo he terminado... :D
Un abrazo!
T.