8.2.08

Diferencias...


Este primer mes en Laufen ha estado lleno de descubrimientos de todo tipo. Supongo que le habrá pasado a todo aquél que ha vivido en otro país: todo es extraño, todo sabe diferente y las costumbres locales resultan de lo más exótico.
Si a eso le añadimos el desconocimiento de la lengua local y una pequeña dosis de despiste geográfico, la cosa puede convertirse en toda una aventura.

Y es que vivir en la frontera entre dos países desconocidos tiene su cosa, sobre todo si en los dos se habla, se come y se hace lo mismo. Al menos eso es lo que pensé al llegar a Laufen.

Yo ya estaba acostumbrada a los pueblos separados por ríos, a que sus habitantes aseguren que no tienen nada que ver con los de la otra orilla, 'porque es un pueblo diferente, con otro carácter'.
Así que al llegar aquí y ver que el río no separa sólo dos pueblos, sino dos países, busco constantemente las diferencias que deberían existir...

De momento no he encontrado muchas, aunque estoy en ello. Por lo que he podido saber, las diferencias entre Laufen y Oberndorf, haberlas, haylas.

2 comentarios:

Noema dijo...

Hola, te he encontrado a través del blog de Marona y, si no te parece mal, me pasaré a visitarte de vez en cuando ;-D
Yo escribo desde Berlín donde la vida me trajo hace ya casi 13 años (miedo me da cada vez que lo digo), y como son estas cosas, yo venía sólo de paso. En fin, espero que podamos intemcabiar impresiones desde este rincón del mundo!
¡Un abrazo! :-D

con Ka dijo...

Hola Noema, bienvenida a mi blog. Estoy curioseando en el tuyo y me está gustando mucho. ¡Gracias por la visita!