10.2.08

Tardes de pan

Hace un par de años, cuando me dio por hacer pan, intenté averiguar si en Barcelona vendían esa 'harina de fuerza' que se nombraba en todas las recetas de internet. No tuve éxito, supongo que fue porque en realidad no tenía idea de lo que estaba buscando, y me dediqué a hacer hogazas tipo adobe, que no estaban mal de sabor, pero que eran imposibles de digerir.
Estaba usando harina de repostería, la única que encontraba en el súper, y lo del amasado no se me daba demasiado bien aún.

Con el tiempo, fui encontrando blogs de verdaderos amantes del pan bien hecho y me volvió a picar la curiosidad. Así que, ahora que tengo algo de tiempo y miles de harinas a mi disposición, he retomado la sana costumbre de amasar y hornear.

De momento he hecho algo de 'trampa', ya que he utilizado esos paquetes de harina+levadura a los que sólo hay que añadir agua. A pesar de ello, y gracias a los consejos de Ibán sobre el correcto amasado, he conseguido cosas como este pan blanco:


Salió algo deforme (el corte que le hice no fue lo suficientemente profundo como para que no se abriera por debajo), pero estaba riquísimo.

Ya he probado las mezclas para Weissbrot (pan blanco de trigo), Landbrot (70% centeno-30% trigo) y Bauernbrot, el pan de esta semana (50%-50%), que probaremos esta noche.

Creo que la próxima me atreveré con la masa madre. A ver qué sale.

3 comentarios:

Marona dijo...

¡Qué pinta tiene ese pan, tostadito con mantequilla debe estar rico, rico...
Este fin de semana me salió un petardo de pan, incomible... en fin, ahora estoy en fase de reanimación de mi masa madre, a ver si esta semana puedo hacer algo más decente...
Un beso!

Ibán dijo...

Jo! qué maravilla es ver que la semillita del pan se extiende :) me alegra un montón. El pan hecho con tiempo y amor es de las mejores cosas del mundo. Por cierto, que en Austria hay unas harinas de campeonato, en parte porque hay buena tradición panadera-casera. Recuerdo que hace un par de años me traje yo una "Doppel-Griffig" o no-sé-qué ;) que era fina fina.
Ánimo con el pan, cuanto más haces mejor te sale (y sabe), y cuanto mejor te sale, más quieres hacer, regalar, comer, ... el pan es vida!!
A lo de las harinas en España ya le dediqué un par de posts, sí. Pero tampoco hay que obsesionarse, lo bonito es hacer pan con los productos de cada sitio. Está bien buscarlos, pero tampoco perder la cabeza!

Mireia dijo...

Qué maravilla de pan! Karmele, de mayor quiero cocinar como tu.

Felicidades por el bloc. Qué bonito!
:)
petonets