28.3.08

Conociendo los alrededores

No habíamos hecho planes para Semana Santa porque M seguramente tendría que trabajar, y resultó que al final tuvo cinco días seguidos de fiesta, así que tuvimos tiempo para todo.

El sábado fuimos a Múnich.
Múnich es una ciudad-ciudad. Desde Laufen se puede ir en tren cómodamente. El viaje dura dos horas y hay que cambiar de tren en Muhldorf o Freilassing (según el trayecto elegido), pero es un viaje muy agradable, a través de la Alta Baviera.

Nada más subirnos al tren supimos que el Bayern jugaba en casa. Vimos familias debidamente preparadas para el evento, con gorro, bufanda, camiseta y botellas de cerveza. Llegamos a la Hautbahnof y buscamos la 'I' de siempre para hacernos con un plano con el que orientarnos.
Hacía mucho frío y apenas disfrutamos el paseo, pero pudimos echar un vistazo a nuestra capital. Estaba tomada por cientos de italianos y algún español, que deambulaban intentando resguardarse del viento en cafés, museos y galerías comerciales. Hacía tanto frío que ni siquiera hice fotos.
Comimos a toda prisa un par de bocadillos (Bratwurst y Leberkäse) en el Virtualienmarkt y seguido buscamos un café donde entrar en calor. Dos capuchinos sin cacao y una porción de tarta 9,40€.


Menuda rasca hacía...

Creo que donde más disfrutamos fue en una librería de las galerías 'Fünf Höffe' , un moderno edificio de oficinas y viviendas en cuyos cinco patios hay infinidad de tiendas carísimas.
No es que la librería fuera nada especial, es que se estaba de cine, allí, con la calefacción a tope...

Una multitud se agolpaba junto a la catedral. En la pantalla gigante de una cervecería daba comienzo el partido. Eran las 15.30h.
Dando un paseo volvimos a la estación. Quizá no era el mejor día para visitar la ciudad. No importa, con el Bayern-ticket se puede ir cualquier otro sábado. Seguro que la próxima vez sacamos más jugo a la visita.

3 comentarios:

Paco Bernal dijo...

Hola! Qué pasa ¿Munich vive del fumbol? jajajaj. Cuando yo estuve allí también había partido. Joé, qué infienno. Y era curioso ver a la gente con los bufandones y los gorros esos que se ponen. Por lo demás, a mí Munich me pareció bonito, pero demasiado perfecto, porque todo lo reconstruyeron tras la guerra mundial. Ah! Y coincido plenamente contigo: creo que conozco la librería de que me hablas y hasta fui cliente como homenaje a lo bien que se estaba (Me compré un libro de fotos del fotógrafo oficial de Hitler, muy interesante). El museo del juguete es pequeñito, pero salao. No sé si estuviste.
Saludos del sur :-)

MunduJr dijo...

Siempre me han dicho que Munich es una ciudad interesante. A ver si me animo ahora (=dentro de unos meses), que he descubierto que hay vuelos "relativamente" baratos desde Bilbao con Lufthansa.

Además, la Symphonieorchester (y Chor) des Bayerischen Rundfunks es muy buena...........

con Ka dijo...

¡Hola!
Paco: Pasamos delante del museo del jueguete pero no entramos, la próxima vez cae. Creo que teníamos que habernos agenciao una bufanda del Bayern, ¡seguro que habríamos pasado menos frío!

Mundujr: Pues mira, es una buena excusa para decidirse a venir. He estado ojeando la web de Lufthansa y tienen vuelos desde/a Bilbao por 79€! No me lo puedo de creer...

¡Gracias por vuestros comentarios!