14.4.08

De legumbres

Cuando leí el post de Marona sobre lo difícil que resulta encontrar garbanzos en Austria pensé que no sería para tanto. Por aquel entonces llevaba aquí menos de diez días y cuando iba al supermercado ya tenía bastante trabajo con descifrar etiquetas de productos desconocidos, así que no fue hasta pasadas unas semanas que me entró antojo de legumbre y me di cuenta de que, efectivamente, ella tenía razón.

Claro que se pueden encontrar garbanzos en estas tierras, pero no en el súper del barrio. Y en Laufen y Oberndorf no hay muchas tiendas de alimentos 'exóticos', así que en mi último viaje a España me traje en la maleta un paquete de garbanzos Hacendado, de los normales, los de a diario, los que compraba en Barcelona.

Y ahí han estado, en el armario de la cocina, esperando a que M volviera de su segunda estancia en la Península y me trajera choricillo del bueno.
Este fin de semana hemos degustado un plato exótico donde los haya: Cocidito de garbanzos con zanahorias, pimiento, choricillo, cebollita, tomate....



6 comentarios:

Noema dijo...

Ay, que me da, garbanzos con chorizo, y del bueno, ¡buaaaaaggghhh! Yo por aquí, tanto hablar de cosas exóticas y lo que me cuesta encontrar un buen chorizo, y ni te cuento una buena morcilla. Hay un par de supers españoles, incluso proveedores al por mayor para los miles de bares de tapas (pseudobares, diría yo), y ¿tú te crees que tienen una morcilla en condiciones?
¿No tienes algún turco, árabe, indio por allí? ¿alguno habrá, no? Ellos venden ese fruto exótico llamado garbanzo. Una vez hicieron un reportaje en la radio sobre el garbanzo, contaban cosas muy divertidas.
En fin ¡que os aproveche!
Un abrazo :-D

Marona dijo...

¡Mmmmmh! Esos guisitos saben a gloria cuando estas lejos de "casa"...
¡A disfrutar!
Los garbanzos se encuentran en garitos turcos o orientales ¿no tenéis ninguno cerca?
¡Besetes!

Ibán dijo...

Como dice Marona, esos guisillos, que serían el día a día de cualquier menú español (o de casas de bien), saben especial cuando se toman estando fuera. De repente se convierten en algo especial, secreto, furtivo. Te sientes poseedor de algo muy secreto que te llena de regocijo :) Vamos, yo lo recuerdo así!
El garbanzo es mi legumbre favorita, me parece de una CATEGORÍA increíble. Y el caldo de cocer garbanzos (sólo garbanzos, sin carne ni chorizo) creo que llegará el día en que se le reconocera su auténtico aspecto de delicatessen.

con Ka dijo...

¡Hola a los tres!

De momento lo más parecido a un turco que he encontrado por aquí es el Kebab de Laufen (muy bueno, por cierto), pero no venden nada más.
Hay un herbolario que seguro que vende legumbres, pero no sabéis la ilusión que me hizo entrar en un Mercadona y coger ese paquetito, no sé, como que ésos eran más auténticos ;)

Parece que todos estamos de acuerdo en que estas cosas sencillas se vuelven especiales cuando se está 'lejos'. Por eso debemos disfrutarlas cuando están a mano.

Estaba pensando, aquí en Bayern parece que crece de todo, igual pruebo a 'dejar caer' un puñado de garbanzos en el próximo paseo...

¡Gracias por vuestros comentarios (y links)!

Ch dijo...

Yo, la verdad, no soy la reina del garbanzo, me gustan en su justa medida, vamos, que me tienen que apetecer. Pero el choricito... uy! Y mira que pasé años sin comerlo, hasta que no fuimos a Alemania y se convirtió en CHORIZO con mayúsculas y letras de neón. Es cierto, hay que aprender a disfrutar de las cosas cuando están a mano(0:

Paco Bernal dijo...

Al ver la foto, me he echao a llorar de la emoción jajajaja! Qué pinta tenían los garbanzos.
Yo también pongo cocidito de vez e cuando.
Besos desde el sur