28.4.08

Kellerfest

Había oído decir que la primavera en estas tierras es espectacular, que todo se cubre de verde y de flores y que la Naturaleza se abre camino allá donde antes sólo había nieve y tierra oscura.
Y realmente ha sido así. En un par de semanas los árboles se han transformado por completo y hay verde por todas partes.

Sin embargo, hay un fenómeno que me está resultando aún más llamativo: las gentes también se han transformado. De pronto, todos mis vecinos se han desperezado y han salido al solecillo, se han puesto a trabajar en sus jardines y han acondicionado sus terrazas. Si no fuera porque los he visto coger el coche por las mañanas para ir a trabajar, pensaría que han estado todo el invierno metidos en casa, hibernando como los osos.

Igual que las abejas, los pájaros y las hormiguitas, los lugareños han iniciado sus actividades al aire libre, lucen más alegres, más relajados. Te saludan con efusividad ¡y se les oye reír y silbar!


Lugareños de excursión

De pronto, todo Laufen y Oberndorf se ha echado a la calle y aparecen carteles anunciadores de todo tipo de celebraciones. La palabra 'Fest' está por todas partes, e indica que el 1 de mayo se acerca...

El viernes inauguramos nuestra temporada de 'Fest's en Eggelsberg. Cenamos con los compañeros de trabajo de M: un mexicano, un sueco, un finlandés, un japonés, dos franceses y nosotros. Aquello parecía la ONU. Sigo pensando que el inglés es un gran invento.

Después de la cena fuimos a la 'Kellerfest' del pueblo, y salvo por los 5€ de la entrada, aquello era igual que cualquier fiesta de cualquier pueblo del País Vasco. Había barro en el suelo y adolescentes bebiendo como cosacos. Creo que sufrí una regresión al pasado.

Realmente, las gentes andan con la sangre alterada estos días.

3 comentarios:

Noema dijo...

Ay... qué bonita la primavera! Recuerdo que nuestra profe de alemán en la facultad nos hablaba del efecto que tiene la primavera en Alemania y, por aquel entonces, me costaba imaginármelo. Ahora, no hay primavera en Alemania que no recuerde sus palabras, realmente creo que es aquí donde he aprendido a disfrutar detalle a detalle, despacio, de esta estación. Y el despertar de la gente (entre la que me incluyo) es aún más fascinante. ¡Qué disfrutes de las verbenas del pueblo, SALUDOS

Marona dijo...

Sí, la primavera ha llegado... incluso en la cabecera de tu blog. ¡Cómo me gusta!
Un beso.

con Ka dijo...

¡Hola!
La verdad, creo que a mí también me está afectando el cambio de estación, me da por salir al balcón y pasar el rato ahí, viendo los abejorros...

Y ya veis, me han brotado hojas hasta en el blog, ¡jaja!

¡Gracias a las dos por pasar por aquí!