24.4.08

Sin candado


En las cabinas de teléfono de Oberndorf hay listines telefónicos. Siempre que paso los veo ahí y me sorprendo a mí misma pensando 'en España los habrían quemado/robado/roto hace tiempo'.
Ocurre lo mismo cuando veo una bicicleta aparcada y sin candado. Me parece increíble que alguien pueda dejar su bicicleta así, y más increíble aún que, al volver, la encuentre tal y como la dejó.

Me preocupa pensar que para mí lo 'normal' es ver cabinas inservibles y bicicletas con tres candados.

3 comentarios:

Ibán dijo...

Más razón que un santo. Y lo flipante que es que nos sintamos raros por preguntarnos estas cosas. No sé, a mí me preocupa mucho como están las cosas, la cultura/mundo/sociedad que hemos creado, de verdad. Encuentro todo terriblemente insolidario y hostil...y no digamos la mala educación que hay por aquí, terrible, de veras. A veces me gustaría desaparecer y aparecer en un mundo nuevo (como Camarón), y que todas las cosas fueran como esas cabinas.

Vega dijo...

Uiss, clásico trauma del viaje a Alemania y aledaños, je. Eso y lo de no tener que picar al entrar en el metro, utilizar las duchas de las estaciones, que te lleven la maleta, que casi todo sea autoservicio y no te persigan por si robas algo, dejar los paraguas y los zapatos en el rellano de las escaleras y que estén allí al día siguiente, no cerrar las puertas con llave... en fin, muy triste.

con Ka dijo...

Hola a los dos,
Ibán: Sí, yo tampoco entiendo muy bien las razones, pero parece que nos estamos volviendo más agresivos, no sé, es algo que me preocupa.
Y sobre la mala educación, bueno, sólo hay que ver algunos comentarios que aparecen en algunos blogs... asustada me tienen.
Vega: Sí, supongo que a todos les ha pasado lo mismo, y ya venía avisada, ¡pero es que cuando te pasan cosas así hay que dejar constancia! Lo de los zapatos en la puerta de casa también es algo inaudito ;D

¡Gracias por vuestros comentarios!