6.5.08

El mejor (hasta ahora)

Hay días en los que una se levanta más inspirada y parece que las cosas salen bien por sí mismas. Al menos así ha sido hoy en mi cocina.



Durante las últimas dos semanas me han salido panes compactos, pesados y bastante pequeños. La mezcla de harinas no estaba resultando y si a ello unimos la impaciencia y la prisa, nada bueno podía salir.

Pero hete aquí que en su post de ayer, Ibán mencionaba las proporciones de harina, masa madre y agua que había utilizado para un Brown Bread, y caí en la cuenta de que quizá estaba utilizando demasiada masa madre para poca harina, y que podría probar añadiendo más harina y algo de agua extra a la mezcla.

Como no tengo báscula, he medido el peso de la masa madre a ojo, comparándolo con el peso de la misma cantidad en volumen de agua (sí, me hubiera costado menos ir a la ferretería y comprar un peso, pero estoy en la fase de No-acumulación de trastos, que en breve nos mudamos), y así, pasando de mililitros a gramos, he conseguido una mezcla ligera y bastante pegajosa.
La he trabajado poco a poco, lo mínimo, plegándola de vez en cuando y dejando que la masa madre hiciera su trabajo.
En total he mezclado 200 gr de masa madre, 250 gr de harina de fuerza (trigo + espelta), 250 gr de harina blanca de trigo y 230 gr de agua templada y dos cucharillas y media de sal.

Y, efectivamente, este pequeño cambio en las proporciones ha dado como resultado un pan enorme, de miga ligera y corteza crujiente.



Para celebrar el Día Internacional Sin Dieta, nos hemos comido medio pan con queso azul, crema de espárragos y pollo asado con romero, todo casero y hecho con amor.

10 comentarios:

Ch dijo...

¡Viva el día Internacional Sin Dieta! ¡Viva los panes ricos! No hay nada más rico que un pan que sabe rico (valga la redundancia) y lo dice una experta en la cata de panes (0; (porque poco más).
Es gracioso porque nosotros vivimos en una continua fase de No-acumulación de trastos, que en breve nos mudamos que es conocida como eliminación del apego(0;
Saludos

Noema dijo...

¡Se ve! Se ve el amor que le has puesto al pan, ¡qué miga!
Jaja, la fase de la que hablas me suena, yo que tú, me compraba ese peso, porque es igual lo que hagas, cuando llega la hora de la mudanza, los trastos ya están ahí y no sabes ¡cómo es posible que haya acumulado todo esto! (compres el peso o no). Las mudanzas están también muy bien para hacer limpieza de verdad. En la última hice prácticamente tábula rasa y no he echado nada en falta desde entonces. ¡Viva la vida de nómada!
SALUDOS

Ibán dijo...

Ese pan tiene muyyyyyyy buena pinta, ¿Rauchmehl? Qué gracia lo del peso. Yo he estado años sin uno. Ahora lo tengo, pero sólo lo estoy usando ultimamente, que mucha gente me pregunta por pesos. Yo soy más del ojímetro (me encanta lo de "ojo de buen cubero" y lo que implica).
En el post que puse para que la gente hiciera pan usé una cosa mnemotécnica como 2+2+2, pensada para que nadie tuviera que tener ni peso ni ná... y luego si la gente se animaba, pues ¡a comprarse cachibaches y libros!! :)
Ahora tengo varias ideas en la cabeza: un día quiero hacer el anti-post, mostrando las cosillas que uso para hacer pan: los cestos, las telas, etc; otro día un post con fotos que me ha mandado gente con sus panes, gente que se ha animado desde cero y que ni deja comentarios en el blog. De verdad que me encanta esta comunión panaderil.

Vega dijo...

Qué buena pinta, Ka! La miga parece estupenda y si me dices que ibas acompañada de un pollo al romero... creo que tengo un ataque de no-dieta.

Marona dijo...

¿Día internacional sin dieta? ¿y dónde leches estaba yo que no me he enterado? ¡Jo, qué pan!... y yo cenando ensaladitas... la próxima vez me planto delante de vuestra puerta y me pongo a berrear a ver si me cae algo de ese pan con queso...
Besos.
P.D. ¡Jo, qué pan! (¿ya he comentado lo de ¡jo, qué pan!?)

Anónimo dijo...

que pinta tiene el pan da gusto verlo y comemerlo con aceite ajo y tomate por encima, en comentario de abajo hay algunas faltas de ortografia perdon pero lo e escrito deprisa un saludo

Eva dijo...

¡Qué apetitoso! Se me está haciendo la boca agua.

Ana dijo...

Te ha salido un pan pero que muy bueno y no digamos el acompañamiento, como para hacer dieta!!!
Está bien eso de no pesar, cuando me veo frente a la receta, pesando, midiendo y calculando parezco un robot, a ojo me resulta menos estresante.
Te seguiré visitando, estás en mi blogroll, vale?
Ana

Mújol dijo...

¿Y qué tal el Día Internacional del Pan con Amor? Eso sí que es una fiesta. ¡Qué envidia!

con Ka dijo...

¡Hola!

Ch y Noema: Vaya, así que ahora se le llama eliminación del apego, hombre, dicho así, suena más serio ;)
Qué gran invento son las mudanzas, creo que nunca me he sentido tan bien como después de deshacerme de trastos inútiles. La última, al venirnos aquí, fue la mejor: lo que cabía en un Ibiza y ya está :D

Ibán: Rauchmehl, sí señor. 'SuperBack'. Se le coge gustillo al ojímetro, ¿verdad? Ya estoy aprendiendo a 'tocar' la masa y decidir si necesita más de esto o de aquello...
Qué gran cosa es el pan.

A Vega, Marona, anónimo y Eva: Probad a hacer este pan en casa y lo compartimos con ese queso, ese tomate y ese aceitillo... ¡Y que vivan los días-sin-dieta!

Ana: ¡Bienvenida! Echo un vistazo a tu blog, veo que tienes muchísimas recetas :D

Mújol: Sí definitivamente deberíamos celebrar más días así, si el Pan solo ya es un gran alimento, con Amor no tiene comparación.

¡Gracias por vuestros comentarios!