26.6.08

A mí no me gusta el fútbol... II


15.000 españoles mojándose en Viena, y tan contentos

Pues nada, que aquí seguimos, viendo (casi) todos los partidos de la Eurocopa. España acaba de clasificarse para la final contra Alemania. Esta vez, hemos visto el partido en la ORF pero lo hemos oído en la SER, porque por estas tierras los comentaristas hacen pausas tan largas entre jugada y jugada que dan ganas de irse a dormir.

Habrá que ver dónde vamos el domingo a ver la final, si a Da Ariano o directamente a la Gasthaus. Vayamos donde vayamos, seremos si no los únicos, al menos sí de los pocos que celebren los goles de España. Eso sí, con mesura, que al fin y al cabo somos del norte, gente comedida y discreta...

23.6.08

Shakespeare in Anif


El viernes celebramos el solsticio de verano junto al Schloss Anif, asistiendo a la representación de Hamlet por parte de la TNT Theatre Britain.

El espectáculo comenzó a las siete de la tarde, cuando el sol aún estaba alto. El montaje era aparentemente modesto, con un pequeño escenario y siete actores que se ocuparon de interpretar a múltiples personajes además de hacerse cargo de la música y demás efectos escénicos. De este modo la compañía consiguió transmitir el espíritu original de aquellas troupes de antaño, que lo mismo representaban grandes dramas históricos como ligeras comedias irreverentes.

Aunque me costó un poco seguir los diálogos que los actores interpretaban en un inglés delicioso, disfruté asistiendo por primera vez a la representación teatral de una obra de Shakespeare, y entendí muchos de los detalles que había descubierto en nuestra visita al Shakespeare's Globe de Londres, el pasado invierno: por qué algunos diálogos están prosa y otros en verso, por qué los actores se dirigen al público en determinados momentos, etc. La propia configuración de los teatros de la época y la diversidad de su público obligaba a los autores a hacer uso de una amplia variedad de técnicas narrativas.

La obra duró lo que el sol tardó en esconderse. Según se iba desarrollando la trama el cielo se fue oscureciendo y empezó a refrescar, y para cuando llegó el desenlace ya era de noche y todo estaba en silencio.
Al volver a casa una enorme luna anaranjada nos anunció que el verano había decidido quedarse.

El año que viene tenemos una cita con Romeo y Julieta.

17.6.08

¿De dónde vienen los coches?


Los Audi, de Ingolstadt.


Y los BMW, de Múnich.


Lo bueno de viajar con M es que de vez en cuando se sale de las rutas de piedras y monumentos y te lleva a ver museos donde las obras expuestas aún no han alcanzado la categoría de antigüedades. Yo lo llamo turismo industrial.

Cuando recorres Bayern en coche, no ves nada más que campos de lúpulo, colza, espárragos, fresas y granjas y pueblecitos y bosques por todas partes. Pero ojo, detrás de los bosques asoman chimeneas: es la industria que ha enriquecido a este estado.
Además de ser el principal destino turístico de Alemania, Bayern es un área industrial de primer orden. Aunque a primera vista parezca que en estas tierras sólo se fabrica cerveza...

15.6.08

Desayuno en la capital

Cuando una madruga un sábado para tomar el tren de las 7.30, lo mínimo que espera al llegar a la capital es que le sirvan un buen desayuno.




Bayernfrühstück para M y Käsefrühstuck para mí en el café Zeitgeist de Múnich. Las Weisswurst que nos sirvieron bajo el platillo del Bretzl iban acompañadas de mostaza dulce Händlmaier. Apuntada en la lista de la compra de esta semana.

El Café Zeitgeist está en Türkenstrasse, en el distrito de Schwabing. Centro de la vida bohemia a principios del s.XX, hoy es un barrio estudiantil, donde abundan los bares, cafés y librerías de arte y arquitectura y los rótulos no están escritos en gótica.

La primera vez que visitamos Múnich apenas vimos nada porque hacía demasiado frío para estar en la calle.
Ayer no es que hiciera calor, pero al menos pudimos pasear por la zona que albergó los JJOO de 1972 y el Englischer Garten. Poco a poco nos vamos haciendo una idea de lo que ofrece la ciudad.



10.6.08

A mí no me gusta el fútbol...

Pero esta tarde me he visto el España-Rusia entero.

Cualquier excusa es buena para ir con M a Da Ariano y cenar una pizza Diavolo con Weißbier y tiramisú de postre. Ah, y un espresso macchiato.




Para ser martes había mucha gente en la terraza. La mayor parte, lugareños solos o en grupito. Una dama rusa que ha celebrado con aplausos el único gol de su selección.

Es curioso esto del fútbol. De pronto, uno se olvida de todo lo que ha hecho durante el día y se deja llevar por la emoción del juego. Nos sale el niño que llevamos dentro y deseamos que ganen los nuestros. Yo, que nunca he sentido ningún tipo de orgullo patrio, me he alegrado de que ganara la selección. En fin, a todos nos gusta sentirnos parte de alguna tribu de vez en cuando.

6.6.08

Lo que ha traído el río

El río viene crecido estas últimas semanas. Trae toda la nieve que se ha ido fundiendo con los calores de mayo. Con la crecida vinieron las golondrinas primero, y más tarde los vencejos, pero lo que más ilusión me ha hecho es la botella que llegó ayer desde el sur, aguas arriba.

Esta botella, en vez de un mensaje escrito, ha traído un mensaje que se huele y se saborea: en cuanto se abre su tapón, miles de florecillas blancas inundan la casa.



Las flores de Saúco o Hollunder tienen un aroma que recuerda al limón, también a algunos tipos de rosa, y el jarabe que se hace con ellas atrapa esos aromas como si de un destilado se tratara. Dado que está bastante concentrado, se puede mezclar con agua fría (sin o con gas, como les gusta a los austríacos), con frutas, yogurt, o cualquier tipo de salsa.

Ahora que sé identificar su olor, he comprobado que en Laufen también abunda el saúco, que ha florecido esta semana. Quizá sea un buen momento para abastecerse de cara al verano...


(Edito: He encontrado otra receta, parecida pero con diferentes proporciones)

4.6.08

Budapest I

Antes de nuestro viaje a Budapest había buscado información y consejos en Tripadvisor, Virtualtourist y otra webs frecuentadas sobre todo por viajeros/turistas anglosajones. Abundaban las alabanzas hacia la belleza decadente de la ciudad, pero en general daba la impresión de que todos los que habían pasado por allí habían sufrido algún abuso, timo o robo por parte de carteristas, taxistas ilegales y las propias autoridades. Por no hablar de la falta de educación de los nativos y el mal estado de los balnearios y espacios públicos.
Con esas referencias, una piensa que nada más poner el pie en la ciudad su cartera va a desaparecer por arte de magia y la estancia va a ser un peligro constante.


Versión húngara del 'Plakatieren Verboten'

En nuestro caso no fue así. Es cierto que quizá la gente sea algo 'seca', pero que la cajera del súper no te sonría no significa que esté siendo ruda. Simplemente, no sonríe. Respecto a los controles de billetes en el metro que tanto asustan a los visitantes, más que una molestia nos pareció una forma muy poco eficiente de trabajar. Antes de bajar al andén te encuentras con tres o cuatro guardas a los que mostrar el billete y a veces incluso en el mismo andén hay un par más. Así que te pasas el día enseñando el papelillo a personas con uniforme y rostro cansado que están más que hartas de los turistas.

Lo que sí vimos fue a un hombre 'escoltado' por dos mujeres dirigirse a un cajero en plena Vaçi utca a sacar la cantidad que le pedía una de ellas. No quiero ser malpensada, pero puede que en ese caso las advertencias sobre chicas guapas que vacían el bolsillo a incautos (a base de copas a precios astronómicos que no han consumido) tuvieran algo de razón.

En todo caso, nuestra estancia fue de lo más relajada, sobre todo el sábado por la mañana. Tomamos la línea 1 del metro y fuimos directos a los baños Széchenyi. Quizá no sean tan elegantes como los Gellért ni tan exóticos como los Rudas, pero el ambiente era muy agradable y todo estaba limpito. Había mucha gente mayor, incluídos los abuelos que salen jugando al ajedrez en todos los reportajes sobre el lugar. Lo que más me gustó fue la sensación de que el tiempo pasaba más despacio, mientras la gente cambiaba de un agua caliente con burbujas y corrientes a una tibia donde nadar, y paseaba por los baños interiores, la sauna etc.


A remojo en la piscina a 32ºC

Los baños Széchenyi están abiertos todo el año de 6.00h a 22.00h. Debe de ser toda una experiencia bañarse allí mientras cae la nieve...

3.6.08

Nettes Paar sucht Mietwohnung III: Fin de la búsqueda

Tenían razón los oráculos de este blog: Si no salía nada era porque lo bueno estaba por llegar.

Frau R., tras haber vendido el piso que nos había ofrecido, se sentía culpable y emprendió una campaña por su cuenta para encontrarnos alojamiento. Y casualmente, sus amigos los J. tenían uno que estaría disponible a partir de julio. Cuando fuimos a verlo no sabíamos ni cuánto costaba el alquiler. Nos daba igual, nos lo quedaríamos de todas formas. Incluso si era pequeño y oscuro, careciera de cocina y el retrete fuera un agujero en el suelo.
(Bueno, quizá en ese caso no...)

Pero ha resultado ser el piso más bonito que hemos visto en Laufen, con su techo inclinado, su terracita de madera y su cama en un altillo, sobre el enorme salón. Y con un garaje cerrado para que nuestro cochecito no sufra el próximo invierno.
Ahora sólo nos queda esperar a que todo vaya según lo previsto y los J. no decidan que les sale más a cuenta venderlo que alquilarlo... aunque eso ya sería ser muy gafe.

Conclusiones de este mes de búsqueda:

Cuánta razón tenían los de La Bola de Cristal cuando decían aquello de 'Solo no puedes, con amigos sí'. Ahora se le llama Networking, pero en el fondo es lo mismo. Conoces a alguien que conoce a alguien que a su vez conoce a un tercero que quizá te pueda ayudar en un momento dado.
Nuestro primer 'alguien' fueron A y T, y a partir de ellos se ha tejido la red que nos ha llevado a la solución de nuestro problema.

Ni qué decir tiene que, de las seis inmobiliarias con las que he contactado, sólo una se ha dignado a hacerme algo de caso. En fin.


Muchas gracias a Marona, Tonicito, Noema, Arantza, Ch, Ibán, Ana - y a todos los que han cruzado dedos y demás extremidades - por los ánimos y las ideas para 'comprar' a los posibles caseros... nunca se sabe cuándo pueden ser de utilidad.

2.6.08

Wagnergasse

Wagnergasse es una callejuela estrecha de Laufen.

Nos gusta porque es tranquila y resulta un buen atajo para ir a casa evitando caminar por las zonas con más tráfico del pueblo.

Muchas familias han elegido vivir allí, pero a veces puede resultar un lugar lleno de peligros...
Sobre todo para los niños como él:



Cuando te encuentras con una criatura de su tamaño, lo primero que hay que hacer - tras comprobar que es demasiado pequeña para haber salido ya del nido por su cuenta - es averiguar de dónde ha podido caer y devolvérsela a sus padres. En este caso no hubo éxito, así que preferimos llevárnosla a casa antes que dejarla como almuerzo a los gatos del barrio.

Después de consultar unas cuantas webs de ornitología dedujimos que se trataba de un pollo de Carbonero Común y que se alimentaba básicamente de insectos, pero que se le podía dar pan mojado en agua (¡nunca leche!) y clara de huevo cocida, todo hecho puré y con jeringuilla.
Al principio se mostró asustado, pero pronto el hambre pudo con él y abrió el pico dejando que llenáramos su pequeño buche hasta que quedó saciado.

Menos mal que volvimos a Wagnergasse y encontramos el agujero en la pared donde estaban sus hermanos, no me veo a mí misma enseñando a un pájaro a cazar mosquitos...


"Os he dicho mil veces que os estéis quietos..."