15.6.08

Desayuno en la capital

Cuando una madruga un sábado para tomar el tren de las 7.30, lo mínimo que espera al llegar a la capital es que le sirvan un buen desayuno.




Bayernfrühstück para M y Käsefrühstuck para mí en el café Zeitgeist de Múnich. Las Weisswurst que nos sirvieron bajo el platillo del Bretzl iban acompañadas de mostaza dulce Händlmaier. Apuntada en la lista de la compra de esta semana.

El Café Zeitgeist está en Türkenstrasse, en el distrito de Schwabing. Centro de la vida bohemia a principios del s.XX, hoy es un barrio estudiantil, donde abundan los bares, cafés y librerías de arte y arquitectura y los rótulos no están escritos en gótica.

La primera vez que visitamos Múnich apenas vimos nada porque hacía demasiado frío para estar en la calle.
Ayer no es que hiciera calor, pero al menos pudimos pasear por la zona que albergó los JJOO de 1972 y el Englischer Garten. Poco a poco nos vamos haciendo una idea de lo que ofrece la ciudad.



3 comentarios:

Eva dijo...

Esos desayunos valen por dos.

Marona dijo...

Aaaah... la Türkenstrasse de mis amores... ¿descubristeis la placa que explica el motivo del nombre? Además de ponerse morao, hasta se aprende algo de historia ;)
Besos.

Montse dijo...

¡Si existe en el mundo una ciudad que me enamora, ésta es, sin duda, München!
Siempre leo tus posts que me encantan.