6.6.08

Lo que ha traído el río

El río viene crecido estas últimas semanas. Trae toda la nieve que se ha ido fundiendo con los calores de mayo. Con la crecida vinieron las golondrinas primero, y más tarde los vencejos, pero lo que más ilusión me ha hecho es la botella que llegó ayer desde el sur, aguas arriba.

Esta botella, en vez de un mensaje escrito, ha traído un mensaje que se huele y se saborea: en cuanto se abre su tapón, miles de florecillas blancas inundan la casa.



Las flores de Saúco o Hollunder tienen un aroma que recuerda al limón, también a algunos tipos de rosa, y el jarabe que se hace con ellas atrapa esos aromas como si de un destilado se tratara. Dado que está bastante concentrado, se puede mezclar con agua fría (sin o con gas, como les gusta a los austríacos), con frutas, yogurt, o cualquier tipo de salsa.

Ahora que sé identificar su olor, he comprobado que en Laufen también abunda el saúco, que ha florecido esta semana. Quizá sea un buen momento para abastecerse de cara al verano...


(Edito: He encontrado otra receta, parecida pero con diferentes proporciones)

5 comentarios:

Arantza dijo...

Mmmm, jarabe de saúco... debe saber y oler a primavera...

Paco Bernal dijo...

Hola! A mí el jarabe de Hollunder es el que más me gusta. Mi receta de refresco favorito es: un culín de jarabe de hollunder, un chorrete de zumo de limón y agua fresquita (del grifo, generalmente, porque a mí no me gusta con gas) para completar.
Besetes,
P.

Eva dijo...

Mi suegro hacía una mermelada de flor de saúco que estaba riquísima. Ahora que él no está hemos perdido la tradición. Una pena por partida doble.

Noema dijo...

¿Y el té de saúco? Mmmhhh

Marona dijo...

Me alegro de que te guste. Voy a estudiarme la receta. Tengo también algunas florecillas secándose para tomármelas en infusión... dicen que es genial para los refriados.
Besos.