10.6.08

A mí no me gusta el fútbol...

Pero esta tarde me he visto el España-Rusia entero.

Cualquier excusa es buena para ir con M a Da Ariano y cenar una pizza Diavolo con Weißbier y tiramisú de postre. Ah, y un espresso macchiato.




Para ser martes había mucha gente en la terraza. La mayor parte, lugareños solos o en grupito. Una dama rusa que ha celebrado con aplausos el único gol de su selección.

Es curioso esto del fútbol. De pronto, uno se olvida de todo lo que ha hecho durante el día y se deja llevar por la emoción del juego. Nos sale el niño que llevamos dentro y deseamos que ganen los nuestros. Yo, que nunca he sentido ningún tipo de orgullo patrio, me he alegrado de que ganara la selección. En fin, a todos nos gusta sentirnos parte de alguna tribu de vez en cuando.

3 comentarios:

Marona dijo...

Aaaaargh no me hables de fungol que me da el telele... oye, ¿nos adoptáis una temporadita? a ver si desde allí no oigo los berridos de los vikingos por la noche ;)
Por cierto, ¿no te fijaste lo sosos que son en estas tierras retransmitiendo partidos? No sé en este campeonato, pero el día de la final de la Champions casi entro en un coma del aburrimiento... jurl...

Arantza dijo...

Je, yo tuve que cruzarme el Atlántico para librarme del "fúmbo", pero lo conseguí... -aquí lo que mola es el hockey- nunca llegaría a esos extremos de nostalgia como para tragarme un partido (aunque la pizza y el tiramisú, sí que me los tragaría...) aunque cuando veo a los italianos de Montreal tocando el claxon por la calle cuando ganan, y agitando las banderas, sí que me hace gracia, me da la chispita de añoranza dos segundos, y les sonrío. Pero sólo dos segundos, ¿eh?

Ch dijo...

Justo hablábamos ayer de esto y si hubiera tenido un poco de tiempo hubiéramos hecho doblete en el tema del post(0;
Yo confieso, soy futbolera, no de esas personas que ven tooodos los partidos (no tenemos tele, así que ver, ver, lo que se dice ver, vemos pocos :P) pero la Selección y el Athletic me gustan (0: y me han dado muuy buenos momentos (comentario abuela cebolleta, je, je...)
Y si además acompañas el fútbol de una buena pizza, cervecita rica y postre...entonces yo no me resisto y podría ver... No sé no sé...
Eso sí, estoy con Marona, cuando las personas se convierten en vikingos... ¡Qué perezón!