26.7.08

Alone in the kitchen

M se fue el lunes al otro extremo del país, a la frontera con Holanda, a un lugar donde no dicen Grüß Gott sino Guten Tag, y aún se quedará allí una semana más (como mínimo). Aunque ya estoy acostumbrada a sus ausencias, las horas de después de cenar se me siguen haciendo un poco largas y me da por cocinar cosas dulces, para compensar. Además, estos días ha hecho frío, por lo que me apetecía encender el horno. El calorcito de la cocina siempre reconforta.

Tenía un frasco de masa madre dormitando en la nevera desde hace al menos un mes, y tras proporcionarle cuidados intensivos durante dos días, por fin estaba lista para hacer pan. Como no me gusta malgastar electicidad, busqué recetas de cosas que pudiera meter al horno junto a la hogaza, pero creo que me pasé.

El problema fue que quise probar a la vez dos recetas de galletas (ésta y ésta) y una de muffins, y, claro está, teniendo cuatro frentes abiertos algo tenía que fallar.
En esta ocasión, las galletas salieron aceptables, aunque no lo suficiente como para poder regalárselas a las vecinas (con lo cual llevo tres días de dieta galletil), y fueron los muffins los que estaban incomibles. Crudos por dentro y retostados por fuera, puaj. Al menos sólo eran cuatro. La próxima vez saldrán mejor.

En cuanto al pan, aunque no las tenía todas conmigo respecto a la corteza que saldría con este horno de aire que tenemos, salió bastante bueno.

Tres de cuatro, no está mal. Pero la próxima vez me concentraré en una sola receta. Está bien ser multitarea, pero sin pasarse.


Las más presentables


25.7.08

Nuss-Schnecke



Espiral de nueces.
Uno de tantos pecados de domingo...

20.7.08

Freibad

Cosas que hacer en Laufen un domingo soleado:


- Ir a la panadería Hartl antes de las diez (hora de cierre, hora de ir a misa) y desayunar una Tasse Kaffe con un gran Nuss-Schnecke, o un Krapfen, o una enorme galleta de ésas cubiertas de azúcar glass: 1,75€


Domingo, 8:30. Todos a por el pan.


- Sacar el coche del atasco que se forma delante de la panadería e ir a pasar el día a las piscinas de Freilassing: el Freibad, con su piscina climatizada para los días fríos, su hierba, sus árboles, sus columpios, su estanque, su pista de petanca...: 2€ (1€ a partir de las cuatro de la tarde)







Lástima que los domingos soleados sean tan escasos...

15.7.08

Sábado 12, 14:36.

Después del calorazo...


14.7.08

El pan y la sal

El sábado organizamos una pequeña cena en casa. Nuestra intención era, primero, aprovechar que por fin tenemos más de dos sillas para que se sienten los invitados y segundo, juntar a cuatro amigos - T y A, M y T - que nos han brindado su generosidad y su ayuda en muchas ocasiones durante los meses que llevamos aquí.

No es que se tratara de una inauguración 'oficial' del nuevo piso, pero nuestros invitados se presentaron con regalos inesperados, como dos preciosas fotografías para las que seguro encontraremos el espacio que se merecen, o paquetes de magdalenas, natillas y crema catalana, 'Original spanische Spezialitäten', para que nos sintamos más como en casa, si cabe.

El significado de otro obsequio lo entendí a medias cuando lo recibí. Ahora, después de haber leído un poco aquí y otro poco aquí, veo que se trata de un buen augurio para los próximos meses que pasaremos en esta nueva casa:



El pan y la sal que aún hoy en día se ofrecen en los países eslavos y germanos al recién llegado, como protección frente a los peligros y garantía de que, en su nuevo hogar, nunca faltará el alimento ni la salud.

Ojalá no te nieguen el pan ni la sal.

11.7.08

El Príncipe Encantado


Sin llegar a los niveles de exigencia de Sir A. Worldgate en cuanto a pedigrí, M y yo nos hemos propuesto conocer las 'tascas' de los alrededores, aventurándonos por caminos poco transitados de esta Baviera que tanto nos recuerda a veces a la Gipuzkoa profunda.

Siempre hemos celebrado los aniversarios de nuestro primer encuentro cenando en un restaurante especial (por su cocina, su ambiente, a veces por lo que acabamos pagando...) en Barcelona o, como el año pasado, de cámping en una playa tranquila.

Esta vez pedimos consejo a A, quien nos recomendó un lugar algo más sofisticado que una Gasthaus, con itinerario previo incluido: Visitar el lago junto al antiguo monasterio de Höglwörth y volver sobre nuestros pasos hasta el restaurante Froschkönig, en Vachenlueg. A primera vista estos nombres podrían no resultar ni atractivos ni exóticos, pero A es una mujer con criterio y decidimos seguir sus indicaciones, escritas sobre un post-it.

Menos mal que además del post-it llevábamos un mapa de carreteras, porque si bien llegar a Teisendorf y de allí a Höglwörth es más bien sencillo, encontrar Vachenlueg fue toda una aventura; cientos de caminos llevan a aldeas con nombres tan sonoros como Pom, Hub, Högl, Pank, Sur o Pfingstl (!).

Cuando llegamos a la Taverne Froschkönig (el Rey Rana o el Príncipe Encantado de los Grimm) eran ya las siete de la tarde. Nos sentamos bajo los castaños del Biergarten y elegimos nuestra cena de entre los platos del día:

Risotto con ternera en salsa de vinagre balsámico y fresas
-
Spätzle con solomillo de cerdo y setas



La ración era más que abundante (los platos eran enormes) y la carne estaba muy buena, aunque la salsa a base de vinagre resultó algo fuerte de sabor. Los Spätzle, como siempre, muy ricos. Definitivamente, me tengo que hacer con un cacharro para hacerlos en casa.

Para beber, Weißbier de Traunstein y de postre, helado con frutas marinadas y un espresso macchiato a cuyo platillo había saltado un Frosch.



Precio, 20€ por persona, puesta de sol y vistas sobre Salzburgo incluidas. Creo que volveremos.

10.7.08

Durante la pausa...

Durante los días que no he tenido conexión a internet han pasado muchas cosas:

- Nos hemos mudado
- España ha ganado la Eurocopa
- Salzburgo se ha vaciado de hinchas pintarrajeados y se ha llenado (de nuevo) de turistas
- Han caído varios Diluvios Universales
- Hemos seguido descubriendo los alrededores
- He conocido nuevas gentes en mis clases de alemán

En los próximos posts lo comentaré, hoy sólo me apetece disfrutar de nuestra nueva terraza-balcón-comedor.