23.12.08

Knödeln: los básicos de pan

Por fin me siento a redactar unas cuantas recetas de Knödel, espero que no resulten demasiado 'pesadas'...

Empezaremos con los básicos y más fáciles, los Knödeln a base de pan: Semmelknödel y Kaspressknödel. Ambos tipos se elaboran a partir de pan blanco seco mezclado con leche y huevos, cebolla y perejil, pero mientras que el Semmelknödel se cuece en agua, al Kaspressknödel se le añade queso y se fríe, por lo que el resultado es totalmente diferente.

Semmel es el nombre que reciben los panecillos blancos o Brötchen típicos del almuerzo o el desayuno. También suelen acompañar a las sopas y cremas de verduras. Recuerdo que en algunas panaderías de Barcelona los llamaban bollo de Viena, aunque costaban el doble que los de aquí. Para los Knödeln, el pan blanco de barra es suficiente.
Para los que no tienen Semmeln secos en casa (o no les apetece ponerse a cortarlos en cubitos), aquí los venden ya cortados.




Semmelknödel
El Semmelknödel suele acompañar a guisos de carne y salsas en general, (Gulasch, Schweinebraten, etc).

250 gr de pan blanco seco cortado en cubitos
20 gr de mantequilla
1/2 cebolla
Perejil
Sal
1/4 l Leche templada
2 huevos
2-3 cucharadas de harina/pan rallado


Vertemos la leche sobre el pan.
Cortamos la cebolla en dados pequeños y la rehogamos en la mantequilla, sin que llegue a tostarse. La vertemos sobre el pan junto con los huevos, la sal y el perejil picado.
Vamos mezclando todo con una cuchara grande. Cuando la mezcla sea difícil de manejar, seguiremos mezclando con la mano.

Ponemos a hervir una olla con abundante agua salada.

El truco para que los Knödeln salgan relativamente ligeros (recordemos que es un plato pesado de por sí) es no manipular la masa en exceso, sino mezclarla un poco y dejar que repose, para que el pan vaya absorbiendo los líquidos poco a poco. Los cubitos de pan deben tener una textura esponjosa, firme pero blanda a la vez.

Añadiremos más leche o pan rallado (mejor que harina), según lo necesite la masa, y formaremos bolas de tamaño mediano (algo intermedio entre una pelota de tenis y una de ping-pong).
Una vez hechas las bolas, las pondremos en la olla y dejaremos que hiervan a fuego suave. Estarán listas cuando suban a la superficie.



Kaspressknödel
El Kaspressknödel se sirve Tradicionalmente en una sopa de cocido, igual que una pilota.
Personalmente, prefiero comerlo seco, como si fuera una croqueta de queso, acompañado de ensalada.


Tomamos la masa de Semmelknödel y le añadimos 200 gr de queso cortado en dados (Bierkäse, Bergkäse).
Formamos bolas un poco más grandes que las de Semmelknödel y las aplastamos hasta darles forma de hamburguesa.

Calentamos una sartén con unas gotas de aceite y vamos friendo los Knödeln a fuego medio hasta que estén dorados. Cuanto más graso el queso, menos aceite necesitaremos.
En caso servirlos en la sopa, hay que dejarlos reposar en el caldo unos 5-10 minutos.

No hay comentarios: